Consultoría en buen gobierno corporativo.

Empecemos a trabajar

Volver.

Ha sido habitual y, así se ha ido poniendo de manifiesto, que los modelos de gobierno corporativo no eran los adecuados y, organismos internacionales como la OCDE han incidido en que se traslade la responsabilidad al consejo de administración; lo cual, exige de estos permanecer muy atentos para que incorporen en su estrategia corporativa la gestión de comportamientos éticos y detección de riesgos.

Para ayudarlo a cumplir

Hemos desarrollado los programas business integrity que pueden ayudar a su organización con una variedad de soluciones de mejores prácticas, desde evaluar su posicionamiento en Buen Gobierno Corporativo y desarrollar una ruta de trabajo e implantación que mejor se adapte. Con independencia de que sea una sociedad cotizada o no. Podemos adaptarnos a su alcance y necesidades. Hable con uno de nuestros expertos para obtener más información o para obtener un presupuesto personalizado.

Pida un presupuesto

Análisis interno.

Estudiamos su contexto y objetivos en gobierno corporativo y accedemos a sus políticas y reglamentos, prioridades estratégicas, sistemas de control interno, reporting y de delegación de competencias.

Análisis del entorno.

Estudiaremos los requerimientos normativos y recomendaciones en Buen Gobierno, teniendo en cuenta el sector mercado y país de actividad analizamos las mejores prácticas internacionales y los modelos de gobierno más eficaces en empresas análogas.

La diligencia de los medios tecnológicos su estrategia y gestión de los riesgos está estrechamente relacionados con el negocio y, por eso, aun siendo un asunto muy complejo el Consejo de Administración debe supervisar iniciativas tecnológicas y procedimientos en ciberseguridad, planes de prevención, implementar medidas de seguridad y de recuperación tras un ataque.

El proceso de digitalización en si mismo es una oportunidad con riesgos inherentes, como la ciberdelincuencia de la que el Consejo de Administración  y sus miembros conforme lo establecido en la Ley 31/2014 les atribuye facultades de gestión, supervisión y control de los riesgos.

Nuestro modelo operativo se centra en tres pilares que son el de la prevención, detección y respuesta.

El objetivo de las empresas más innovadoras es la de mejorar la información corporativa que pone a disposición de los grupos de interés, ya sean informes económicos y financieros o no financieros para la mejora en la toma de decisiones de los potenciales inversores y otros grupos de interés sobre su compañía.

Las normas y recomendaciones en Buen Gobierno Corporativo: la Ley de Sociedades de Capital, el Código de Buen Gobierno de las Sociedades Cotizadas, el Código Penal, la Ley de Transparencia y la Ley de Auditoría están dotando de mayor transparencia a la actividad profesional de los consejeros y, a la vez les exige una diligencia en la identificación y gestión de los riesgos y que a su vez les impone mayores responsabilidades e incluso pueden llegar a tener que responder con su propio patrimonio cuando la decisión adoptada no sea malintencionada.

La actuación diligente del Consejero implica la obligación de los administradores de estar informados y deberán extremar su diligencia en recabar la información adecuada y necesaria en la toma de decisiones y para ello, es preciso implantar programas y procedimientos de actuación que les aporten seguridad y protocolos que permitan dejar constancia de cuál ha sido el proceso seguido en la toma de dichas decisiones.

El funcionamiento de las organizaciones debe estar basado en los principios de transparencia e información, lo que requiere que los Consejos de Administración deba observar determinadas conductas organizativas y funcionales que deben plasmarse en informes que acrediten dichas buenas prácticas.

Para ello es preciso contar con políticas, protocolos, procedimientos y procesos internos que como normas regulen sus operaciones de comunicación con los accionistas, inversores.

Evaluación de la composición y diversidad

    Analizamos la composición del Consejo de Administración, grupal e individualizadamente y, evaluamos su experiencia y conocimientos con el objetivo de crear un Consejo de Administración con diferentes trayectorias y backgrounds que aporten permitan que el cumplimiento de sus funciones desde el momento de la toma de posesión y valor en el largo plazo.
    Establecimiento una política de concienciación del valor y la  diversidad de género, raza, edad, creencias, capacidades y experiencias sectoriales para enriquecer sus puntos de vista.

Evaluación de los objetivos

    Para fortalecer la mejora continua del consejo y de su funcionamiento es imprescindible acometer medidas de mejora y la Ley de Sociedades de Capital y el Código de Buen Gobierno conscientes de ello promulgan la conveniencia de evaluar de modo periódico su funcionamiento y el de sus Comisiones. Como norma general se considera como buena práctica que esta evaluación se realice anualmente -de forma obligatoria para las sociedades cotizadas- y que se elabore un plan de acción con el fin de corregir las posibles áreas de mejora que se hayan detectado. Este análisis incluye la evaluación del funcionamiento del Consejo de Administración y sus Comisiones, lo que aporta transparencia a la cadena de valor de la organización y en la toma de decisiones y expectativas de los stakeholders.

Ofrecemos servicios de consultoría, asesoría y soporte en el establecimiento de políticas de remuneraciones conforme lo establecido en la Ley 31/2.014 que incorpora la necesidad de que las sociedades elaboren y publiquen anualmente un informe sobre la remuneración de los consejeros, que debe someterse a votación, con carácter consultivo y como punto separado del orden del día de la junta ordinaria de accionistas, ya que la compensación de los directivos sigue siendo un tema esencial de transparencia y de refuerzo de la confianza fundamental para los inversores, ya que la mayoría de ellos considera que la retribución debe ir alineada con el rendimiento individual y basada en objetivos.

Y no solo los inversores prestan atención a los criterios retributivos de los consejeros, sino que lo son también de los grupos de interés y del público en general..

  • Programa business integrity para sociedades cotizadas: que integra mecanismos de supervisión de riesgos no financieros, la ética y la cultura empresarial y, la determinación de políticas de control y gestión de riesgos, incluidos los fiscales, el establecimiento de mecanismos de información y control y su supervisión. Ver más

  • Programa business integrity para sociedades no cotizadas: establecimiento de políticas, protocolos y procesos de gestión de riesgos imputables a los administradores, así como políticas de retribuciones, mecanismos de due diligence de la adecuada dirección de la organización y establecimiento de medios de control y tareas que detecten y analicen riesgos financieros y los no financieros (operativos, tecnológicos, legales, sociales, medioambientales, políticos y reputacionales). Ver más

  • Programa de evaluación del desempeño del consejo de administración: analizamos la composición del Consejo de Administración, grupal e individualizadamente y, evaluamos su experiencia y conocimientos con el objetivo de crear un Consejo de Administración con diferentes trayectorias y backgrounds que aporten permitan que el cumplimiento de sus funciones desde el momento de la toma de posesión y valor en el largo plazo. El análisis de la evaluación del funcionamiento del Consejo de Administración y sus Comisiones, aporta transparencia a la cadena de valor de la organización y en la toma de decisiones y expectativas de los stakeholders. Ver más