Descubriendo el concepto del Cumplimiento normativo.

En los últimos años se ha hecho frecuente el término Compliance, identificado de modo automático como Compliance Penal y éste como Cumplimiento Normativo.

Este artículo se dirije a empresarios, directivos y profesionales que leen y oyen e incluso utilizan los términos Compliance, Compliance penal, o Cumplimiento normativo como sinónimos, para cuando se decidan a implantar un sistema o plan en su organización o negocio sepan diferenciar las propuestas y decidirse en función de lo que se quiere o precisa.

Vamos a ir desmenuzando cada uno de los conceptos y partimos del de CUMPLIMIENTO NORMATIVO, ya que el de Compliance es un concepto jurídico traido del mundo anglosajón y, en principio puede ser más complicado.

Así, partimos del verbo cumplir, que creo que jurídicamente no genera dudas, aunque parezca mentira no ocurre lo mismo con el significado jurídico de NORMATIVO

¿QUÉ ENTENDEMOS POR NORMATIVO? O MEJOR AÚN, ¿QUE ENTENDEMOS POR “NORMA”?

El término norma proviene del latín y significa “Regla que se debe seguir o a la que se deben ajustarse las conductas, tareas o actividades”

Es decir, la regulación de un determinado comportamiento o actuación que se ha de respetar puesto que rigen con el objetivo de mejorar la convivencia social.

Se trata de la regulación de un modo de conductar que deben influir en el comportamiento de los indivíduos y por extensión afectar e influir en la sociedad. No quiero decir que esa conducta sea la mejor, ni mucho menos acertada, pero sí que es obligatoria para aquellos a la que se dirije la norma y, que su incumplimiento acarrea consecuencias jurídicas.

Por tanto, la principal función de una normar es la de regular la conducta y actividad de un ser humano, acomodarla a lo socialmente aceptado en cada momento por entender que favorecen y, organizar la convivencia al regular las actividades y el comportamiento de las personas que componen la sociedad, sin favorecer, necesidades y motivaciones o intereses particulares.

Eso es una norma, pero, no hay un solo tipo de norma, en concreto yo las agrupo en dos, con diferentes subcategorías:

a) jurídicas

b) no jurídicas, entre las que incluimos las.- éticas.- y, también, las sociales, las religiosas, protocolarias, etc.

Así, la “norma jurídica” es una prescripción, que habitualmente es la suma de deberes y derechos, que emana de quién posee autoridad y se dirige a la ordenación de una determinada conducta, general o específica para una serie de personas afectadas, claramente identificadas y, que en el caso de incumplirse conlleva una sanción o pena de la Autoridad competente

Sus características también nos valen para realizar una diferenciación con otras normas de conducta no jurídicas.

a) Son impuestas por otro sujeto que tiene Autoridad y competencias para ello.

b) Son bilaterales, se encuentra el obligado y frete a éste quien puede obligar y sancionar en su caso.

c) Es exigible por medios cohercitivos, sanciones y penas, en caso de incumplimiento.

d) Es importante el respeto y cumplimiento de la norma por su existencia, con independencia de que nos parezca bien o no nos convezca.

La Ley es una norma jurídica, pero no es la única norma jurídica que existe, también hay Reglamentos, Decretos, Órdenes Ministeriales, etc,.

Como norma jurídica está elaborada por una Autoridad, con sus competencias, biliateral, que otorga derechos y obligaciones y en caso de que no se cumpla puede acaerrar sanciones, penas o las consencuencias jurídicas que se dispongan por su naturaleza.

Y sus principales características son:

a) Generalidad, la Ley es exigible a todos los sujetos incluidos dentro de su ámbito de aplicación.

b) Obligatoriedad, establece obligaciones y derechos por parte de la Autoridad que tiene las comentencias para su regulación, quien establece medidas y consecuencias jurídicas incluso para forzar su cumplimiento y, corregir conductas y comportamientos contrarios a su obediencia.

c) Permanencia, tienen espíritu de permanencia, de continuidad por tiempo indefinido y sólo dejará de ser aplicable por las circunstancias incluidas en la propia Ley o por la existencia de otra más moderna o jerarquícamente superior que la modifique o derogue.

d) Abstracta e impersonal, las leyes no se emiten para regular o resolver cuestiones puntuales de una persona o grupo determinado, las leyes son impersonales y habitualmente generales.

e) Su ignorancia no exhime de su cumplimiento.

f) Irretroactiva, al menos, la que conlleve efectos restrictivos o sancionadores.

Estamos viendo dos conceptos hasta el momento: Norma y Ley y, en ocasiones vemos que en distintos foros se utilizan indistintamente; además, también se confunden en ocasiones con otro concento, el de norma jurídica.

Pero, aunque la Ley es un norma jurídica, no toda norma jurídica es una Ley, ya que también lo son los Reglamentos, las Órdenes Ministeriales, los Decretos y en general cualquier acto Administrativo que genere obligaciones y derechos. También son normas jurídicas las obligaciones y derechos que emanan de los contratos y cuasicontratos celebrados entre partes, particulares o empresariales y con las Administraciones Públicas cuando actúan sujetos al Derecho Privado.

Como vemos, todas las Leyes son normas jurídicas pero, no todas las normas jurídicas tienen que ser leyes ni tampoco todas las normas tienen que ser jurídicas, también las puede haber que se encuentren fuera del ambito legal.

Este es el caso de las normas éticas.

Las normas éticas, se trata de normas que incluyen el continido moral o la conciencia individual y pude que coincidan o no con las leyes, pero que no es necesario que así sea y, que son aquellas que sirven para configurar la imagen y conducta de integridad de una persona o institución y, se refieren hacia cualquier persona con independencia de su características o circunstancias y, se basa en las relaciones de igualdad, en definitiva, se trata del establecimiento de una obligación de carácter moral.

Las pricipales diferencias entre las normas éticas, las normas juridicas y entre éstas y las leyes la princpìales son:

a) Obligatoriedad, la norma ética se espera su obligatoriedad dependiendo de la evaluación de quién haga el seguimiento de cada norma, pero su no cumplimiento, aunque nos genera unas consecuencias, no implica incurrir en un infracción y mucho menos en un delito. En el caso de las Leyes u otros tipos de normas jurídicas su cumplimiento es de carácter obligatorio, resultando su incumpliento una infracción o un delito que implica una sanción o pena.

b) Procedencia, la norma ética se costruye socialmente y emana de la opinión mayoritaria de un grupo o comunicad. Sin embargo, no tienen porque contar con repercusión legal e incluso pueden llegar a contravenir lo establecido en alguna Ley, lo cual, la expulsa del ordenamiento y su cumplimiento es puníble.

c) Destinatarios, las personas a las que se dirigen pueden ser las misma o no. Las normas jurídcias se aplican en todos los casos sin excepción regulando la actividad de todos los miembros de una misma sociedad sin hacer distinciones. Por el contrario, la norma ética puede ir dirigida a un grupo concreto de personas o a una situación muy concreta siendo limitada y parcial.

d) Flexibilidad y cambio, el nivel de cambio y de flexibilidad que se puede tener a la hora de modificar las regulaciones o el grado en que pueden interpretarse también puede variar. Las normas éticas pueden ser modificadas y reelaboradas con cierta flexibilidad cuando la percepción moral o ética de quienes tienen la Autoridad para su implantación y modificación varía. Respecto a las Leyes o las normas jurídicas su interpretación no es tan libre y, en el caso de querer modificarlas requeriría de un procedimiento reglado, en ocasiones complejo y dependender de la Autoridad y potestad adecuada y competente.

e) Consecuencias ante el incumplimiento, puede acarrear diferentes consecuencias, en el caso de las leyes puede ser una sanción o pena determianda y con seguridad jurídica previa y, respecto de las normas éticas es posible que no suponga una sanción o que ésta no esté plenamente definida o se base en el rechazo social.

Entonces cuando te comenten que van a implantar en la organización un sistema o plan de CUMPLIMIENTO NORMATIVO tienes que tener presente que puede ser un progama o sistema para la gestión de:

  • una cultura de cumplimiento de normas jurídicas
  • un sistema de cumplimiento de conductas y normas éticas, o
  • un sistema de cumplimiento (mixto) de normas jurídicas y éticas;

Puede tratarse de un sistema de cumplimiento normativo de responsabilidad penal de las personas jurídicas, o de igualdad o fiscal, con un contenido exclusivamente jurídico, podrá ser mixto, pero nunca exclusivamente ético.

Vamos a poner un ejemplo, hoy en día se habla mucho del compliance penal, si se implanta en la empresa un sistema de cumplimiento normativo de responsabilidad penal de las organizaciones, si este es el caso, el sistema será exclusivamente jurídico puesto que nos ceñiremos únicamente a aquellos artículos que determina el código penal para la responsabilidad penal de las empresas, si incluimos otros ya no será jurídico sino que tendrá un componente mixto, los consultores en este supuesto tendremos que ceñirnos en los preceptos jurídicos cuya infracción sí deriva responsabilidad penal a las organizaciones, por tanto, se trata de un programa de cumplimiento normativo jurídico, si además queremos incluir la gobernanza, detección y evaluación de riesgos con establecimiento de políticas y medidas y tareas de control para infracciones penales no contempladas en el código penal con responsabilidad para las organizaciones, por ejemplo, el acoso sexual, estaremos ante un sistema de gestión de cumplimiento normativo jurídico y ético y, si nos centramos en un sistema que se encamina a regular los regalos en la empresa o la contratación de familiares, estamos hablando de un sistema de gestión de cumplimiento normativo ético.

En muchas ocasiones te dirán o proprondran implantar un programa de Compliance, el término es muy moderno y parece que aporta credibilidad, pero Sistema de Cumplimiento Normativo y Compliance no son sinónimos.


El término “compliance” lo definió el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea en el año 2.005 en la publicación del documento Compliance and the compliace function in banks en el que se daba una defición muy acertada del riesgo de Compliance

“El riesgo de Compliance es el riesgo de que una organización pueda sufrir sanciones, multas, pérdidas de financieras o pérdidas de reputación como resultado del incumplimientos de las leyes, regulaciones, normas de autorregulación o codigos de conducta que se apliquen en la actividad.”

Aunque el documento va dirigido a los bancos, la definición y principios son aplicables a cualquier sector, economía, organización o empresa y resumen de un modo claro y eficiente lo que es la función de compliance y aquí reside el concepto, de compliance y no es otro que el de “función” el “Compliance es una función” que junto con las de gobernanza y gestión de riestos conforman el adecuado y eficaz sistema de gestión de la “gobernanza, gestión de riesgos y compliance” en cumplimiento normativo.

Evidentemente presentado así sería muy largo y complejo de decir, y es normal simplificar términos, el problema es no saber que se trata de conceptos simplificados o que incluso los consultores no lo sepan, pero, cuando te propongan implantar un Sistema o programa de gestión de compliance podrás saber hacer las preguntas adecuadas para conocer el contenido, alcance de lo que nos proponen y también el conocimiento del consultor “de compliance”.

Redes sociales