Privacidad y cumplimiento normativo con Mendo Legal

Responsabilidad medioambiental

En este artículo vamos a analizar cuándo hay que aplicar la Ley 26/2007, de 23 de octubre, de Responsabilidad Medioambiental por daños a las aguas, cuando aplicaremos la legislación de aguas y también vamos a diferenciar responsabilidad medioambiental y responsabilidad civil medioambiental.
Vamos a empezar por este último punto.
1.- Diferencia entre responsabilidad medioambiental y responsabilidad civil medioambiental.
Lo primero que hay que indicar es que la responsabilidad medioambiental regulada en la Ley 26/2007 es una responsabilidad administrativa que protege el medio ambiente como bien de interés general, frente a las normas privadas que protegen intereses particulares.
La Ley de Responsabilidad Medioambiental no es de aplicación a las lesiones causadas a las personas, a los daños causados a la propiedad privada o a ningún tipo de pérdida económica, ni afecta a ningún derecho relativo a este tipo de daños, por lo que la reparación de los daños a particulares que deriven de responsabilidad medioambiental se realizará aplicando la normativa de responsabilidad civil.
Es decir, si un vertido industrial contamina un terreno propiedad de un particular (una balsa de agua de un ganadero), el afectado estará protegido por la normativa reguladora de la responsabilidad civil.
Si ese mismo vertido contamina aguas del cauce de un río, aguas subterráneas… habrá que ver en qué caso se aplica la Ley de Responsabilidad Medioambiental y en qué caso se aplica la normativa de aguas.
2.- Cuando se aplica la Ley de Responsabilidad Medioambiental y cuándo se aplica la normativa de aguas.
Para aplicar la Ley de Responsabilidad Medioambiental se deberá estar en presencia de amenazas de daños o de daños propiamente dichos que produzcan efectos adversos significativos sobre las aguas
Por lo tanto, es necesario distinguir entre los conceptos de “daño”, y “daño medioambiental”, que en el ámbito de aplicación de la Ley de Responsabilidad Medioambiental, se refiere a aquellos daños o amenazas inminentes de daño que produzcan efectos adversos significativos, y sólo en estos casos, se podrá aplicar la normativa de responsabilidad medioambiental.
Esto no significa que ante un daño o amenaza de daño que no sea significativo, no se deba actuar, sino que en estos casos se aplicaría la legislación sectorial de aguas.
Lo anterior queda ilustrado en la siguiente imagen elaborada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico:

Privacidad y cumplimiento normativo con Mendo Legal

Privacidad y cumplimiento normativo con Mendo Legal Autora:

Carmen Callao Buatas es abogada y doctora medio ambiente y dirige el área de medioambiente y energía, docente de derecho medioambiental en el Master en Abogacía de la Universidad San Jorge y puede ayudarte empresarialmente en cuestiones de medioambiente, sostenibilidad, gestión de residuos y cambio climático.

Compartir